Deporte máster

La Salud en Tiempos de las Redes Sociales

Colaboración. Autoras: Vianney Curiel C, MC. , Ileana Maya, LCC. Toda información expuesta es propiedad intelectual de quien la escribe y la reproducción total o parcial se considera plagio).
Escríbenos: vitalezza.nutricion@gmail.com

Actualmente existe enorme cantidad de información circulando en Internet respecto a la salud. Naturalmente, como usuarios, desconocemos los términos técnicos de al menos un área, lo que genera el problema de poder diferenciar aquella información que es confiable de la que no lo es.
Es decir, el arquitecto debe conocer y discernir datos confiables respecto a su materia, pero probablemente desconozca de odontología, o al menos no la domina.
Por tanto, es fundamental que cada uno de nosotros nos informemos por cultura y responsabilidad, primero sobre la información que existe en áreas a las cuáles no nos dediquemos y segundo, que la información, productos o servicios que consultemos sean confiables.

De entrada te sugerimos poner atención en el dominio de la página. Un .gob, .gov o un .edu siempre están respaldados por al menos una revisión de la institución que hace las publicaciones. Si es un sitio .com, debes revisar el perfil, biografía del autor o la referencia citada. Puedes usar google. Normalmente, cuando un artículo no tiene autor ni referencia, es porque fue tomado de un sitio sin permiso o sin conciencia o escrito basado en conocimientos muy personales y empíricos. Cualquiera de las dos causas debiera generarte desconfianza.

Si la información la encontraste en redes sociales como facebook o twitter, repite los pasos de verificación de autoría o referencia. LinkedIn es una red un tanto más seria, pero no salva de algunos artículos publicados con el mero afán de promocionarse, así que también revisa si quien está dando recomendaciones, lo hace con conocimientos en el área o por iniciativa personal.

En los foros, hay que tener mucho cuidado. Primero, porque no sabemos si quien da la respuesta es quien dice ser y segundo, porque cuando se hacen preguntas muy generales, se obtienen respuestas muy generales, que en muchas ocasiones no generarán el mismo beneficio. Por ejemplo, lo que puede funcionar para un atleta de alto rendimiento, a un deportista amateur o de fin de semana, podría causarle serios problemas.
Hablando de salud y nutrición, aunque todos somos seres humanos, son inminentes las variaciones entre nosotros. Por ello la información de cualquier índole expuesta en este blog, tiene un respaldo derivado de la práctica profesional y de publicaciones de investigación científica en el área.

Es por eso que observarás estos detalles:
*Referencia o fuente de donde se obtienen datos específicos.
*Generalizaciones, excepciones y ejemplos de las situaciones de las cuáles se hablan.
*Especificaciones de algunos términos técnicos.
*Ética en la venta de cualquier servicio o producto que puedas encontrar.

¡Recuerda que la nutrición y el ejercicio son una inversión a largo plazo! Y para que esto sea eficiente, busquemos/generemos información confiable en los medios.

Para saber más:
Internet: ¿Información Confiable?
http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n46/opaez.html
Nota sobre un problema con una publicación científica con errores:
Stem-cell cloner acknowledges errors in groundbreaking paper
http://www.nature.com/news/stem-cell-cloner-acknowledges-errors-in-groundbreaking-paper-1.13060

Deporte máster, Mantenimiento de peso saludable

LA VIDA «LIGHT»

Autor: Vianney Curiel C, MC. (toda información expuesta es propiedad intelectual de quien la escribe y la reproducción total o parcial se considera plagio). Escríbenos: vitalezza.nutricion@gmail.com

Yogurt cartoon1

Entre la mercadotecnia, la gran disponibilidad de alimentos de baja calidad nutricional, el sedentarismo, la preocupación por la salud y  delgadez, especialmente por las mujeres, etc….. y todo lo que ha conllevado el mundo globalizado en el que vivimos, las empresas de alimentos han creado y modificado distintos alimentos  como por ejemplo, los funcionales, que tienen propiedades específicas para el organismo (funcionales). Entre este tipo de productos disponibles se encuentran los “light”, cuyo título hace pensar a cualquiera que son, como su nombre lo dice, ligeros y por tanto pueden consumirse en gran cantidad o pueden ser muy útiles para quien controla su peso. Como en todo, aquí siempre damos posturas neutrales y basadas en evidencias. Así que revisemos algunos aspectos importantes según las siguientes categorías de alimentos donde abundan este tipo de productos :

(1)    Lácteos. La leche y el queso normalmente sufren un proceso de separación de partículas, quitando la grasa de manera simple, sin añadir químicos. Los yogures contienen aditivos llamados edulcorantes, que brindan una sensación de tomar cosas dulces pero con el beneficio del bajo aporte energético.

(2)    Repostería y refrescos. Aquí incluimos helados, pasteles, que normalmente contienen edulcorantes como acesulfame K, aspartame o productos químicos similares.

(3)    Dulces, confitería y sustitutos de azúcar. Normalmente también contienen aditivos, en ocasiones aspartame, en ocasiones derivados de otros alcoholes, como xilitol, manitol, etc.

La adición o modificación de estos productos se hace con 2 finalidades: reducir su contenido de grasa (lácteos) o reducir su contenido de azúcares (un tipo de carbohidratos, caso de las opciones 2 y 3). A partir de esto hay una consecuente disminución del contenido energético (calorías).

¿A dónde queremos llegar?

1)      Que es fundamental la moderación del consumo de sustitutos de azúcar y dulces con estos productos químicos, ya que su consumo excesivo puede generar reacciones tóxicas al organismo. Normalmente 1 -2 veces al día entraría en un rango seguro para personas no sensibles.

2)      Que independientemente de su beneficio en la reducción de calorías, en ocasiones, dicha reducción no es representativa para el consumo diario, pero probablemente a largo plazo y en ocasiones, caso por ejemplo de los yogures, pueden conservar la misma cantidad de azúcar aunque tengan casi 0 gramos de grasa, lo cual indica que hay que cuidar su consumo de azúcar, que representaría por una porción de 250g de yogur promedio hasta 4 cdtas de azúcar hasta en una versión light.

3)      Más recientemente, se ha observado que el uso continuo de productos light, especialmente cuando se ingieren solos o son productos sin calorías, puede alterar las señales de hambre y saciedad, pues estás “engañando al organismo” al tomar algo que él define como dulce, pero que al ingresar al cuerpo, no detecta el carbohidrato de las versiones normales de un helado, refresco, etc, lo cual es indeseable para una persona con que presenta ansiedad o un grado excesivo de sobrepeso.

4)   La ingesta de leche light y queso reducidos en grasas siempre son recomendables. Tú puedes hacer una versión más reducida en grasa de la leche «bronca» o entera, muy simple: hierve la leche, deja que enfríe y listo! quítale la nata! ahora tienes menos grasa. Algo similar hacen las empresas pero a gran escala.

Como ves, mucho es acerca de la moderación y de la conciencia de la necesidad de educarnos.

Pide asesoría: vitalezza.nutricion@gmail.com

Nota: aquí no se hace revisión extensa de edulcorantes todo tipo de productos adicionados a los alimentos ligth, el objetivo es realizar sugerencias y comentarios educativos y algo breves.  En lo posterior escribiremos al respecto.

-Por una divulgación y asesoría responsables-